Tonto y aturdido…

Venia delante de mí,
poseía un cuerpo 
más que bello,
con esas curvas
que parecían esculpidas
por el mismo demonio,
cabello negro azabache
cayéndole hasta la cintura.

Nadie quien pasaba,
dejaba de mirarla
caminando o en automóvil.

Me preguntaba si su rostro
seria igual de bello,
esa maldita costumbre mía
de comprar por una cara
y no interesarme el volumen.

En esta época de “me too”,
hay que ser muy precavido,
una denuncia y tienes que escapar
como un tal Juan Darthes.

Me adelante unos pasos,
la supere en su caminar
y como si lo hubiera planeado
tropecé de tal manera,
que quedamos enfrentados
cara a cara, al recuperarme.

Más que un rostro bello,
una deidad de esas,
que te dejan tiritando
largo y conmocionado rato.

Solo atine como un pavo,
a decirle “te regalo una sonrisa”
para alegrar tu día
y que tu la transmitas
a quien quieras, para hacer una cadena.

Me sonrió, asintiendo.
Y siguió caminando
hacia su destino.

¿Y yo?
Aun mirándola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s