El viaje fantástico

Recorría las salinas grandes
del norte de nuestro extenso país,
mientras el automóvil avanzaba
a una velocidad moderada,
observaba absorto la belleza
de la diosa naturaleza,
caballos salvajes trotando
salvajemente en libertad,
patos silvestres volando
hacia algún charco de agua solitario,
uno de los tantos remolinos de viento
producidos por el extremo calor,
ingresaba por la ventanilla y puedo dar fe,
que lo movía sobre sus cuatro ruedas.

Fantástico viaje en un lugar,
que parece que uno se encuentra solo
en el medio de la nada misma, sin saberlo.

Si me quedaba en esa ruta, por algún problema
seguramente me encontrarían orando horas,
por la llegada de un buen samaritano.

Pero siempre me ha gustado
los aires de libertad en extremo,
tomar una ruta sin destino fijo
y sorprenderme con lugares inéditos.

Gracioso fue, cuando me detuve
en una estación de carga de combustible,
era la única edificación en kilómetros
a la redonda, pero lo más sorpresivo
fue que el tipo que me cargo el tanque sediento,
lo hizo con el cigarrillo entre sus dedos
como algo habitual en su trabajo, cada tanto
cuando alguien al igual que yo, se detenía allí.

Después de andar largo rato,
me alegre al descubrir
las hermosas sierras de Córdoba.

Respire profundo, me quede tranquilo
había dejado atrás el más maravilloso viaje
que en mi vida había realizado
y con una carga de adrenalina,
como nunca antes había sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s