Solo un interrogante…

Una mesa de café
frente al Botánico,
la gente apurada
o por el contrario
disfrutando de la brisa
de la tarde que presurosa,
se acerca desde
aquellos jardines únicos
y centenarios.

Quedamos cuando
el reloj marque las cinco,
le dije que ya me retire
de la actividad privada,
no le importó
solo respondió que mucho
era lo que hablar teníamos.

Le dije que sí, con cierto desgano
acabo de llegar del centro
de la ciudad y ahora, Palermo
un pulmón de verde y aire
en una ciudad seca
como la han convertido
a mi amada Buenos Aires.

Demasiado cemento,
para mi gusto ,
pero los negociados
de la venta de tierras fiscales,
no irán hacia los necesitados,
serán para los bolsillos
de los “señores” involucrados,
que son pobres de alma
y estúpidos de cuerpo,
ya que se irán de este mundo
como llegaron, en pelotas.

Faltan dos minutos, Alejandra
no ha llegado, fácil han pasado
cinco años de aquel encuentro
por trabajo, en un programa radial
dedicado a los “recursos humanos”.

Un interrogante que en minutos
me será revelado…
y así ha sido, siempre la poesía,
el cuento o el relato corto…
la invite a leer mi blog,
esta historia seguramente continuara
o quedará en buenas intenciones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s