No le cabía su cuerpo

No le resultaba cómodo
su cuerpo para su interior,
hombres lanzados
cada día la acosaban.

Así había sido concebida
por una madre brasileña
y un padre argentino,
mulata de sangre ardiente
y sonrisa adorable,
con la cadencia 
de Vinicius y Gilberto.

Harta estaba ya
de no poder caminar
por sus calles, tranquila.

Hasta que su gemelo
apareció un día
y le brindo su alma.

Era la pareja perfecta
cuando tomados de la mano,
paseaban por la Plaza de Porto Alegre.

Ah, mulata de mirada latiente
has alcanzado lo que deseaste siempre,
sentirte feliz sin culpa
y lanzarte a ese amor 
recién llegado,
que sabes, te hará feliz para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s