Adela

No había día
en que se comportara igual,
era viento del sur
o calor desde el norte,
era fría como un tempano
o ardiente como maderas
en el fuego, crepitando.

Así era ella, esa mujer
que me acompaño,
hasta que partió
en forma trágica,
a esa otra vida,
en la que yo y otros
seguramente, creemos.

Su fina belleza
no era un cuerpo armonioso
ni siquiera un rostro hermoso,
su riqueza, era su interior único
e inigualable, de alma buena
que defendía junto a mí los ideales
de la justicia y no de las apariencias.

Al ver cada uno de estos días,
pienso en ella, fiel compañera
y más que aguerrida defensora
de los que no tienen nada.

Seguramente estará allá,
peleando con Eros
rey del inframundo,
tratando de que almas perdidas
vuelvan a ser ocupar
nuevos cuerpos
en el reino de los vivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s