El final

Eres como una deidad divina
que enfrenta tanto a los bravíos océanos,
como a los acantilados que defienden
a algunos pueblos costeros de tu escarnio.

Que si te detienen, pero no por mucho
tiempo más, naturaleza estas muy enojada
y sabes, te comprendo como tantos otros
que nos hemos acostumbrado a ser como
hormigas obreras, que solo sirven a sus soberanos.

Nos manifestamos, gritamos juntos a las pancartas,
pero quienes tienen y deben escuchar la voluntad de las masas,
como bien decía aquel grande de Ortega y Gasset
no lo hacen y si avanzamos, nos apalean
de alguna de las formas más sutiles o bárbaras 
que poseen y jamás dudan en aplicar, 
cuando sus intereses se encuentran en peligro.

Ah…naturaleza, deidad divina que nos has acompañado
durante milenios, ya estas harta de tanto maltrato.

Has sido paciente durante tanto tiempo, casi desde el Génesis
ya nada podemos implorarte ni pedirte. 
Tanto nos has dado, que creemos poder vivir sin ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s