Crecer…amando la vida.

Siendo muy niño creía que los otros,
eran solo mi círculo familiar,
mis padres, mi hermano y mis hermanas
eran eso, a lo que yo llama familia chica.

Los otros, parientes de ambas ramas
eran circunstanciales, solo de paso
de vez en cuando, por nuestras vidas.

Pero al crecer, la creencia
cambia en su dimensión y amplia
su horizonte, al igual que los afectos,
el tío preferido, primos con los que crecí
y juntos llegamos a la adolescencia,
viviendo esa grata explosión hormonal.

Hoy cada tanto, por no decir casi nunca
nos volvemos a reunir, soñando aquello
que nos hace más jóvenes y nos provee
esa creencia que seremos eternos
más allá de la finitud de esta bella vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s