Cada cual…es cada quien

Eras rosa suave y perfumada un día,
corona de Cristo al otro día.

Eras torbellino de palabras,
y a veces silencio que no supe percibir,
decía mucho más de lo que callabas.
¿Agua y aceite, quizás?¿O distintas formas de sentir la vida?

Quizás a ambas preguntas,
responda en forma afirmativa.

Supere los márgenes de ser gracioso,
lo que llevo a innumerables equívocos.

Pero no puedo cambiar, mis raíces
son ya profundas y se han afirmado
en unas convicciones que se
que solo son mías y de nadie más,
ya que no existe razón alguna
para pedirle a alguien hacerlas propias.

Seguiremos el camino de la vida
por senderos distintos buscando a quien
cubra la necesidad leal y fiel
de ese agujero llamada soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s