La pandemia

La psicosis, no ya sorpresa invade al mundo,
que paralizado solo puede ser observador
y solo informarse de lo que está pasando,
de miles de muertes que serán anécdotas,
dentro de unos años ya, como lo han sido
aquellas víctimas de otras epidemias
la gripe aviar, la porcina o el ebola.

Suposiciones e hipótesis que dé a decenas
los medios amarillos propagan sin cesar,
no se respira más que angustia en Europa,
ya en América o en Oceanía, en África,
también en Asia o Medio Oriente,
resultado de un mundo globalizado 
en donde el Coronavirus pareciera programado,
para diezmar a la población y crear pánico.

Los stocks de barbijos han desaparecido
y como siempre, ante la necesidad ha quintuplicado
su valor, para llevar la tragedia a los bolsillos
de los que siempre se aprovechan de los otros,
como si fueran solo feligreses con su mejor diezmo,
ignorando que quizás golpeen a sus propias puertas
debiendo marchar también quizás, infectados
por ese camino de no regreso.

Todo viajero, es sospechado…
Un estornudo cerca, nos pone en alerta…
Un apretón de manos se evita y se repite
una, mil veces el consejo de lavarse las manos…
como si ello, parara este virus que se propaga
y da número a estadísticas espeluznantes,
que carecen ya de sentido, porque día que pasa
avanza y más rápidamente, contagia.

Sigo preguntándome, con los avances
de la biotecnología y las investigaciones…
¿ Quién será o serán los criminales
que continúan sin entregar al mundo,
la vacuna que detenga este suicidio colectivo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s