Ultraje a la inocencia

Niñas indígenas que escapan de la hambruna,
niñas de origen ancestral, que solo quieren
del otro lado de la frontera, un magro mangrullo
para sus estómagos vacíos y sus almas partidas.

Niñas venezolanas, que buscan refugio
y solo hallan el oprobio de la guerrilla
de Colombia, que las violan y esclavizan.

Niñas que aun deberían estar jugando
o estudiando en una escuela, pero a quienes
les interesa los benditos siempre excluidos.

La sociedad muda e hipócrita convalida
con su silencio, a su miserable conciencia
llevando hasta el juicio de los justos
ese silencio que será su propia condena.

No hablemos de la ONU y sus proclamados
Derechos del Niño, cuna de pérfidos y burócratas
que solo se pavonean del lugar que ocupan.

Oh…tú y el Dios en quien creas, detén
esto que no tiene nombre, tan vil e infame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s