Quietud aparente

Engañosa quietud en las calles
displicencia en algunos, a quienes
no les interesa la otra gente.

Aislamiento en otros, que lo sufren
contra cara en otros que gozan haciendo
actividades para recuperar ese tiempo,
en que era de mayor valor, contemplar
que atropellarse en un mundo ciego.

Imbéciles que no les interesa el otro
como el que viajo con sospecha del virus 
desde la otra orilla, ejemplo de absurdo burgués
provocando que cuatrocientos pasajeros
se encuentren aislados, en un hotel del centro.

Como en estado de sitio, que me trae malos recuerdos
viviremos como podamos, porque esto recién comienza.
Estamos aun con temperaturas templadas,
a pesar de que el otoño ha comenzado.

No me sumo a todos aquellos que dicen,
que luego de que esto, la sociedad emergerá
con mayor solidaridad y misericordia,
por el solo hecho de que ni las guerras mundiales
o disruptivas regionales , nos han hecho cambiar.

Deseo con toda mi alma, equivocarme
por los que nos siguen, para regalarles
un mundo mejor, al caótico en que viven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s