Es tiempo ya…

Es una tarde diáfana de otoño ,
la que se pasea ante nuestros ojos,
como si nos dijera que regala
un pos datado final de verano 
el que se resiste a partir,
invitándonos a reflexionar
tal cual pájaros enjaulados,
proponiendo con auténtica valentía
reflexionar sobre el “como somos”.

Solemos vendernos a un precio mayor,
a pesar de que no somos mercancía transable.
Somos proclives a justificar con el error ajeno
lo que nos sucede, sin reconocerlo.

Creemos que lo sabemos todo
cuando cada día, nos sorprendemos
al sentirnos tan ignorantes sobre algo nuevo,
mientras se derrumban paradigmas
dando lugar a otros que modifican
el ayer, en algo que es pasado ya inútil,
transformando de manera dinámica
un mundo que va mutando día a día.

Introspección necesaria y metiéndonos el ego
en lo más profundo de un sótano imaginario.
Eso nos obliga a una autorreflexión profunda,
sin banalidades de nuestro propio ser interior.

Solo así veremos cuantas debilidades,
escondemos detrás de esas fortalezas aparentes.

Es en estos momentos, en que el egoísmo
se presentara ante nuestros ojos,
diciéndonos los miserables que hemos sido
utilizando para sobrevivir nuestro superyó,
con nuestra vanidad y la sutil conveniencia.

Será allí, en lo más profundo de nuestras miserias
donde encontraremos las visualizaciones creativas, 
que nos permitan renacer como otros a los que somos,
al convertirnos en aquellos que al nacer, inocentes fuimos
inmunes ya, de una sociedad que nos ha contaminado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s