“Dudas” Parte III

Claudia, ¿Puedo preguntarte algo?
Sí…dime, le contesto segura de sí.
¿Me seguís amando? …le dijo.
Ella comenzó a sonreír
e incómoda le pidió disculpas.

Lo miro y luego le contesto
-Sabes, era lo que iba a preguntarte-
¿Cómo? -Bien sabes que sí- contesto Juan.
-Pues no lo demuestras, me asfixias-
Quedo pasmado. ¿Cómo dices? respondió.

Claudia le contesto pausadamente,
haciéndole prometer que escucharía.
-Sabes Juan, quien dice amar
acompaña, contiene, comparte,
se saca la prenda de su egoísmo
y sabe llegarle al otro al percibir
esa pequeñez que le sucede.

Y tú, estos últimos días
no hiciste otra cosa
que acosarme en preguntar
que hacía o dejaba de hacer,
me hiciste sentir culpable
por nada que hubiera hecho,
y no fue la actitud que esperaba
de alguien que dice amarme.

Como si hubiera recibido
la peor bofetada en mucho tiempo,
Juan estiro por debajo de la mesa
sus largas piernas, rozando las de Claudia.

Sabes amor, tienes razón –dijo Juan-
solo pude ver mi ombligo.
He sido el mayor de los egoístas,
no hice más que trasladarte
mis inseguridades a tu persona,
en lugar de comprenderte.

Levantaron al mismo tiempo
sus cuerpos de las sillas,
y se fundieron en un beso
prolongado y más que deseado,
para sellar un pacto a futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s