El acertijo – Parte V

Tomo un taxi, de los muchos
que hoy transitan y cerro rápido,
diciéndole al conductor hacia
donde debían ir y que fuera de prisa.

Llego al edificio, puntualmente
sobre la avenida Corrientes,
en pleno Villa Crespo e ingreso
no sin antes anunciarse,
y someterse a todos los protocolos 
ya que desde los atentados de los 90,
la seguridad en todos los edificios
de la comunidad hebrea era extrema.

Allí ya lo esperaba Sary Kaplan,
profesora idónea en la historia judía,
como en los símbolos de esta identidad, 
además de una experta en el idioma
y simbología aramea, que existía en la
época de Jesús y sus Apóstoles.

Julián, le amplio la razón de su presencia 
y Sary cordialmente lo invito a acompañarla 
hacia la biblioteca del Instituto, allí 
se sentaron alrededor de una gran mesa
frente a frente y el saco de su maletín
junto con su dibujo, todas las tomas fotográficas.

Le exhibió primero las fotos
que mostraban el anillo,
y sus símbolos en el índice
de la mano de Amanda, junto a la lupa
que le permitiría ampliar los mismos.

Sary tomo las fotos y la lupa de él, la desecho
se colocó en su ojo derecho una lupa de joyero,
y comenzó a ver una por una cada foto,
los ojos de la experta, parecían abrirse mas
mientras las observaba, con in-disimulada sorpresa.

Se movió incomoda de la silla, carraspeo, 
alzo su mirada lo miro y lanzo su pregunta,
-¿cómo llego este anillo a Usted?-

-No, no es mío. Es de mi pareja.
como ella lo extravió –mintió- 
solo nos quedaban estas fotos,
para publicarlas por si lográbamos 
su devolución, pero primero deseábamos
saber su significado, si el esfuerzo
y el gasto, valían la pena para hacerlo.

Sary lo miro sorprendida y expreso, sonriendo
-me doy que usted no tiene idea 
de todo lo que estos símbolos representan,
si la tuviera ya habría buscado a alguien 
de no poder usted, que le financiara 
la búsqueda de algo que por su valor 
lo convertiría en un riquísimo millonario-.

Tomando luego el dibujo que él había llevado
copiando la distribución de las rosas,
Sary le dijo – es común que muchos hombres
decoren una cama con pétalos de rosa,
pero en este caso, solo es una figura humana
recostada de una manera que supone descanso-.

Los ojos de Julián, la miraron,
¿Qué ha dicho Usted? No lograba comprender,
él estaba allí, no para buscar un tesoro
sino para buscar la pista que lo llevara 
a volver a encontrar ilesa a Amanda…

Pero no podía irse de allí sin tener,
una clara explicación a lo que con tanta
seguridad le dijera la experta, ya que la vida
de Amanda y la propia, dependía de resolver
un enigma que se hacía cada vez más grande. 

Bien, le dijo Julián a Sary la verdad me sorprende
pero dada mi ignorancia, podría ser más precisa
en su interpretación y que desea decirme en realidad.

-Bien le dijo Sary, de la lectura secuencial 
de los símbolos, es como si fuera una ruta
que finaliza en el este del fondo del Mar Muerto,
en donde las coordenadas que precisan el lugar
se encontraría una gran fortuna de miles de años 
de antigüedad, que aún hoy los propios israelíes,
tratan de encontrar luego de casi unos veinte años
de investigaciones y exploraciones en el lugar.- 

Julián, aun absorto y confundido le agradeció
a Sary  y salió rápidamente del Instituto.
Ahora sí estaba convencido de dos cosas,
de que se trataban los símbolos del anillo
y no se olvidaba que los dos tipos habían
revelado que se alojaban en el Hotel Madero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s