El acertijo – Parte VII

Julián, lejos de sentirse tranquilo
creía no haber logrado demasiado,
al margen de saber que en su cabeza
rondaba el dato del Hotel Madero ,
que era el lugar en que se alojaban
según dijeron, los dos supuestos turistas, 
además tenía también, algo que para sí
podría resultar una fantasía o un albur, 
como el supuesto significado al que llegó
del dibujo de pétalos, el que lejos
estaba de darle una certeza absoluta.

Recordó que en su smartphone
tenía una fotografía de los cuatro,
de aquel día en que le pidió
al mozo del bar, como solía hacerlo
sacarles una como recuerdo
y era ello lo más importante, ya que
se veían nítidamente los rostros.

Ahora bien, había avanzado en poco tiempo, 
pero sabía que no podía resolver el caso, solo.

Ahora sí, podía dirigirse a la policía
y contar con detalle todo lo sucedido,
entro al buscador en su teléfono 
localizando en el barrio de la Boca
la comisaria 24, en la calle Pinzón.

Salió de la casa, volvió a tomar un taxi.
Al subir, respiro tratándose de relajarse
sonrió y fue como si se inspirara en el personaje 
de historieta, que tanto leía de adolescente,
Boggie “el aceitoso” y una de las frases
famosas entre el glosario del delincuente.

“Cada uno tiene derecho a elegir, cómo quiere morir”.

Por ello, no quería seguir con esto, solo
él era un hombre simple y común como tantos,
y si bien no se sabía cobarde, a lo desconocido
no se lo enfrentaba siendo valiente, por el contrario
se debía contar con la experiencia del mundo
delictivo, al que él desconocía completamente. 

Se requería tener información, validarla 
y fundamentalmente tener los medios
como solo la policía podía poseerlos, además
de la experiencia de llevar a cabo redadas,
luego de varios protocolos de procedimientos
de los que Julián, no tenía conocimiento alguno. 

Llego a la seccional, y se detuvo en la entrada
por el requerimiento mas las preguntas de la custodia,
a la que le informo de la desaparición de persona,
pero que otras razones, le exigían conversar
con quien estuviera a cargo de la seccional.

El custodia dudo primero, pero luego utilizando
su intercomunicador auditivo, permitió su ingreso.

Al entrar, le ordenaron sentarse en una sala
contigua a la oficina, de quien parecía ser la
del comisario de la unidad, al que podía ver
desde donde estaba, hablando con un oficial.

No pasaron diez minutos, cuando el comisario
lo invito a pasar, presentándose como Muriatti,
Julián hizo lo mismo, se estrecharon las manos
y comenzó en forma convulsiva con velocidad
de metralla a hablar, mientras sacaba papeles
mas tantos otros, de los elementos de su mochila.

Muriatti lo freno con voz potente, pero cordialmente,
diciéndole que se relajara y que le contara paso a paso,
desde el momento, en que no había encontrado a su mujer
al volver a su casa, sin olvidar ningún detalle,
ya que todo era importante, para esclarecer el hecho.

Por espacio de una hora, Julián fue diciéndole
al comisario cada detalle, de a ratos Muriatti
lo detenía haciéndole alguna pregunta, anotando
su respuesta y cuando llegaron al “encuentro”
con los supuestos turistas y diciéndole Julián
que poseía una foto, el comisario se la pidió.

En ese momento a viva voz, Muriatti llamó 
al oficial principal, al que le urgió que cotejara 
los rostros de los desconocidos con los archivos, 
e interactuara con Migraciones y sus datos biométricos,
para corroborar los dichos de Julián y saber cuando
habían llegado y a través de que medio, a la ciudad.

Muriatti ya tenía el dato del Hotel Madero, pero quiso
asegurarse la identidad de los dos sujetos y no correr riesgo
de fuga antes de realizar un allanamiento complejo.

Julián lo observaba y Muriatti hasta ahí, no le había dicho
que pensaba ni del anillo tampoco de su significado, además
 –pensó dentro de si- del lugar en donde solo él creía,
que se podía encontrar Amanda, contra su propia voluntad.

Muriatti tranquilizo a Julián, le invito un café
y le dijo que podía quedarse en su oficina,
ya que los datos no tardarían en llegar a sus manos… 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s