Calma…

No corras ya mujer,
no es necesario.

Mis brazos te retienen,
junto a un grito que deseo
escuche hasta el Universo
de almas que descreen
del amor como antídoto
del veneno de la soledad.

Me amas tal como soy
como yo a ti dulce e imperfecta,
tus sienes se estremecen
cuando nuestros labios
se hunden en lo mas profundo
de los sentidos y emociones.

Ya nos tenemos, en cuerpo
nos hemos convertido,
y así será hasta que permitas
que ambos sigamos siendo
nuestros propios dueños,
sin importarnos que aun
el propio mundo se desplome.

Nos seguiremos teniendo
como hoy, en el infinito
del continuo del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s