Estoy al límite…

No puedo ya con ellos,
no dejan cada noche 
de visitarme e ingresar
como sueños no deseados,
abominables a mí descanso 
con impredecibles argumentos,
no les importa el daño
que me hacen, mis párpados
dolientes que luchan
por abrirse y ver la luz,
para hacerme saber
que estoy a salvo.

Es allí, al abrir los ojos
como si quisiera
solo ver el blanco
del techo del cuarto
que esta sobre mí,
vuelvo a respirar profundo
una y otra vez,
para huir del ahogo.

Como desearía
que en lugar de esto,
me entretuviera
la mosca de Cortázar.
volando con sus alas
hacia abajo, lo que seria
el menor de los males
de esta locura mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s