Sobre Finales Felices

Para deleitarse en una tarde gris… Muchas gracias “Hombre superfluo”.

Blog de un Hombre Superfluo

No concibo que los finales puedan ser felices,  porque de serlos, las historias no terminaría nunca. Los que lo parecen los veo tan artificiosos como a quien posa con esmero sobre la mesa una taza ardiendo que le abrasa los dedos. Los finales, bien son impuestos o provienen de la fatiga. Derivan de necesitar un cambio, no de dejar de pasárselo bien porque sí.  Pocos en su sano juicio consiguen preparar con cuidado e ilusión su propio ataúd. Si se van del paraíso, es porque les obligan o no les parece tal y lo hacen un día determinado, sin demasiada dilación.

Porque aun los desenlaces que simulan languidecer, ya terminaron de forma brusca a una hora cualquiera, pero siguen con la sensación de vivir que tiene un zombi mientras camina. El final siempre me parece un instante, un despertar abrupto. Lo demás son las brasas del árbol que ya nunca…

Ver la entrada original 1.236 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s