El valor de ser – Parte I

Joyce se sabía bonita
desde hacía ya tiempo,
al llegar a su adolescencia
su cuerpo se había transformado,
y brotaba de él, pura sensualidad
por todos y cada uno de sus poros.

Sin embargo, cero soberbia
deseaba ganarse un beca,
en la intermedia privada
que sus padres costeaban
con grandes sacrificios.

Su sueño, era más que eso 
el esfuerzo de superar la admisión 
e ingresar a Stanford,
su empeño había logrado
ser el más alto promedio
de este, su fin de ciclo 
en el high school ese año.

No le interesaba caminar
desde el condominio donde vivía
en las afueras de San Francisco,
como tampoco trabajar una horas
en un supermarket cercano,
para sus gastos y ayudar a sus padres.

Ya había tramitado y planificado
desde hacía dos años, junto a su padre
la solicitud de beca, que constaba
de un seguimiento de sus estudios
que cursaba en el high school.

Se sorprendió y salto de alegría, un día
cuando metió su mano en el buzón
sacando un sobre con el logotipo de Stanford,
sus manos temblorosas lo abrieron
para salir corriendo y contarle a sus padres,
que la citaban para concretar la beca
como así todos los requisitos de admisión.

Llego el día, y busco de su armario
lo mejor que tenía para ponerse,
encontró una camisa blanca y una pollera negra
lo que le pareció lo mejor para presentarse.

Le calzo perfecto, hubiera sido lo mismo
si se hubiera puesto un trapo encima,
tal era su encanto y abrumadora belleza.

Llego media hora antes, nerviosa
le dijeron que esperara en el corredor
invitándola a sentarse y que aguardara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s