Todo empeora

Adonde vas le pregunté
sin desear incomodarle,
y con mi voz casi inaudible.

Me miro de una manera
de la que percibí su molestia,
-y porque te interesa saberlo
me contestó casi en un grito-.

No quise alterarme y por ello,
disfrace mi cara con un rostro
de ignorancia o sutil desconcierto.

Al ver mi actitud con sus manos
en jarra en su cintura me dijo,
con razón de su hartazgo
de este interminable encierro.

Como es mi hija,
todo siempre se conversa.
Le reitere lo que dicen todos,
“Tu no vas al virus, el virus
viene a ti” y si te contagias
tu juventud hará que la superes
pero ese no es el caso, sabes
otros habitan esta casa también,
tu madre, tus abuelos que están
considerados personas de riesgo.

No temas, papá. Solo iré cerca
a la casa de Laura a escuchar música
y reírnos de esas cosas que tu sabes,
de muchachos y de otras intimidades
que nos contamos, sin dañar a nadie.

Bueno hija, ve y cuidate mucho.
Un beso desde el codo, sello el pacto.

Dos de la mañana, timbre resonando
desde la puerta de entrada,
una, dos, tres o más veces,
todos despertamos, me acerqué
preguntando “quien es?” y una voz
me responde -policia de la ciudad-,
lo confirme por el visor y abrí,
un oficial se presento preguntando
aquí vive la señorita Karina Ramírez?-

Sí, nervioso le dije. Le pasó algo?
Seriamente el policía me dijo
que estaba demorada por ser
encontrada como menor de edad,
en una fiesta clandestina donde
participaban más de trescientas
personas de edades similares.

Por ser menor, como padre
deberá presentarse y retirarla,
no sin antes hacerse cargo
de la multa y registrarse,
ya que de repetirse será
usted el que será procesado.

A la hora estaba en la dependencia,
retirándola, reproches mediante
y perdones que repiqueteaban
en mis oídos una y otra vez
como si fuera un diálogo de sordos.

No finalizo todo aquella noche,
hoy mis padres están luchando
por sus vidas con graves pronósticos,
nuestra credulidad mas la inconsciencia
de los inescrupulosos que organizan
e invitan a esas fiestas, nos hace
a todos los verdaderos culpables.

Una sociedad sin consciencia,
ni respeto por los otros,
es tan decadente en si misma
que habrá de preguntarse
como se podrán recuperar
todos aquellos valores, hoy ausentes.

2 comentarios sobre “Todo empeora

  1. Que relato tan lamentable. Los jóvenes hoy en día no tienen conciencia del alcance de este virus. No piensan por un momento, que al salir en grupo, están exponiendo al núcleo familiar.
    Está la he leído muchas veces, de han aviso de esta naturaleza pero se ve que cae en sacos rotos. Ojalá que los abuelos tengan pronta mejoría
    Un poema que llama a la reflexión a los padres.
    Un buen domingo para ti.
    Manuel Angel

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias, Manuel Angel. Coincidimos en todo, absolutamente. El mejor domingo que puedas construir, recuerda que tienes los materiales para hacerlo. Solo decídete. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s