Bajé el telón…

Hoy, leí en el blog
de el cuento de Saliary,
un bello poema
que tituló “Poco a poco”.

Y su magnífica prosa
relataba el miedo
de aquel hombre que no
se atrevía a decirle
a quien amaba, lo que sentía
por la angustia, que le pudiera
producir el rechazo de aquella
mujer a quien tanto adoraba
hasta lo más profundo de su alma.

Y pensé en mi, que le dije te quiero,
paso previo a ese amor de adoración,
porque lo auténtico es lo válido y
mi honestidad no me permitió callarlo
de lo contrario me hubiera
traicionado a mi mismo.

Por eso cuando escuche “te aprecio”,
le respondí…no, no es así,
porque varios “te quiero”
pueden construir el cimiento
de un amor adorable e infinito.

Pero hace un rato, luego de que ella
me dijera fríamente ” yo te aprecio”,
siempre has sido buena persona,
has sido mi jefe y yo tu empleada,
has estado en los momentos difíciles
de mi vida, junto a Graciela-mi ex-
hasta juntos salíamos con nuestros
hijos, cuando ambos casados
nos encontrábamos, cada tanto.

De pronto, la obscuridad cubrió
este lugar en que me encuentro,
confuso tratando de comprender
porque la vez primera que le dije
“un te quiero”, no me dijo que no,
solo que necesitaba tiempo
porque hace años que no salía
con un hombre y su pasión por
la burbuja de su vida, la hacia ver
asimismo extraña, rara como
dándome supongo a entender
que fuera a traicionar a alguien,
cuando en realidad su actitud
era frecuente por su vaivén
de tratar de huir de un compromiso.

Otra vez le dije…ah.. la puerta
entonces del amor de dos
la cerraste para siempre,
de nuevo la ilusión en su respuesta
-no, aún puede estar entreabierta-

Y así casi dos meses del primer
contacto, decenas de vídeo llamadas,
un solo encuentro, en que sus miedos
sumados a su nerviosismo reprimido
no le hizo disfrutar de ese momento,
cuando yo me sentí como en el espacio
alcanzando a la que siempre recordé,
con esa melancolía que solo te deja
a quien siempre tuviste en tu cabeza.

Será como me dijo alguna vez,
mi tiempo de amar ya pasó,
soy feliz así con mi familia,
con mis amigas de toda la vida.

Porque dudar de su honestidad,
quizás no quiso lastimarme,
la pienso incapaz de ello
porque es bella de.adentro y por fuera.

Bajo el telón, la desilusión me alcanza
pero prefiero esto al personaje de Saliary,
tristeza rebelde que tardará un tiempo
en irse, pero la vida seguirá para volver
a esta soledad a la espera de esa mujer
que no le resulte tan difícil, dejarse querer
como quizás nadie la quiso antes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s