Argentina, tan generosa y a la vez tan iracunda…

Segundo capuchino al hilo,
mirando la cuadragésima
manifestación sobre la calle
Lavalle, apellido de un traidor
contrario al federalismo de la República,
haciendo fusilar al probó Dorrego,
uno de los líderes que bregaban
por una Argentina unida, utopía
que sigue hoy siendo la misma,
con la que soñaron los héroes
de la Independencia, San Martín,
Belgrano o Moreno, envenenado
en alta mar, por manos anónimas
a quienes el brillante abogado
estorbaba con sus decenas de planes
de total emancipación de la ¿Madre
Patria? -España, a quien se le habrá
ocurrido llamarla así, cuando conquistó,
y con el engaño de su evangelización promovió
uno de los tantos genocidios de América.

Y luego, mucho tiempo después
llegaron los piratas, descendientes
del otrora famoso Capitán Drake,
quienes se aliaron con los apátridas
que aún hoy mantienen su apellido
en sus descendientes con igual genoma,
siendo tan generosos los ingleses
que junto al “falso y soberbio” Rivadavia
primer presidente del Virreinato del Plata,
fundaron la primera “deuda externa argentina”
siendo el mismo dinero que usaron los piratas,
para realizar el trazado de las vías del ferrocarril,
-Me preguntarán:
¿para comunicar a los pueblos
alejados de la “Reina del Plata”?
-Y les contestare: ¡NO! ¡Para extraer los recursos,
luego enviarlos de vuelta eso si como productos
con alto valor agregado de su mano de obra.

O los negociados en la década del 30 del siglo XX,
denunciado por aquel brillante
Lisandro de la Torre, que como todo patriota
denunció el Pacto Roca-Runciman,
por la corrupción en las exportaciones cárnicas
sin tener éxito alguno por la mayoría
y vil oposición conservadora así tras haber perdido
a su compañero de bancada a manos
de un pagado asesino en plena Cámara,
se suicidó de un tiro en la sien en su oficina…

Mi mente se fue a la historia pero la traigo
a esta manifestación con colores “vario pinto”,
que en esto si que somos buenos porque como
reyes de la queja y hacer lio ningún otro nos gana,
además de no tener ni idea que hacer
para refundar la Nación Argentina,
ya pasados 220 años de su liberación
aprovechando la invasión a España,
por aquel belicoso Bonaparte, otro loco
que ni le llegaba siquiera a los talones
a aquel petiso llamado Napoleón.

Seguimos igual que entonces,
nuestra frase de cabecera
es aquella de “el sálvese quien pueda”
y sigue tan vigente como el Ave María.

Somos lo que merecemos ser
pero en realidad tan confusos nos volvemos,
que nos enfrentamos por cualquier cosa
llámese política, fútbol, economía
y tantas otras, que nos hemos convertido en
importantes ignorantes, hablando sin saber.

Cuando bajemos del ego suicida,
quizás logremos ser creíbles
hacia adentro y también hacia afuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s