Silencio tardío…


Te fuiste, sin despedirte
a hurtadillas sin avisarme,
como así habías llegado un día,
cómo desconocida muñeca rota
trayendo consigo solo desventuras.

Te recibí con una sonrisa
y el hermoso deseo de abrigarte,
solo la intención de contenerte eso que debe
prevalecer ante quien sufre.

Dormiste en mi cama, yo en el sofá
compartimos innumerables charlas,
salímos juntos hablando de la vida
volví a verte sonreír, espléndida
cómo viendo realizado mi ansiado deseo.

Ya no estás, ni siquiera una nota
pero como no comprenderte
ni tu ni yo dijimos amarnos,
y sabes el culpable he sido yo,
al darme cuenta hoy que no estas
cuanto en mi vida me haces falta.

Un comentario sobre “Silencio tardío…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s