Casí…como “Carlitos”

Creo en lo personal; que cada Ciudad cuenta en sus comunas, regiones o barriadas con personajes -vecinos- que pueden llegar a permitirnos como observadores o interlocutores, vivir situaciones tanto desopilantes como hilarantes. Este relato; que paso a comentar me hace pensar en Hector Gagliardi, de quien ya hice un par de homenajes, porque fue en realidad además del poeta “bueno” -porque hacía lagrimear con sus versos-, un profundo observador de aquella Argentina de su época y donde puso especialmente en primer lugar, personas que conoció o imagino, que fueron sus musas inspiradoras para en un castellano argentinizado y algo de “lunfardo” (1), nos emocionó sin distinción de edad a generaciones de argentinos.


Es mi costumbre; despertarme temprano, darme una ducha y luego realizar mis técnicas de respiración -que las recomiendo a aquellos con problemas de bronquios o pulmonares- para pasar a una meditación de aproximadamente veinte minutos, lo que me energiza para arrancar el día.
Voy a la cocina, preparo mi desayuno y a la vez el de mi mascota “Daysi” -porque no van a creer que solo se alimenta con “comida seca”. Ni loca, ni despistada. En su caso son infaltables “los daditos de queso”, que le voy dando sentada en la poltrona que se encuentra a mi lado. Mi mano izquierda le va dando cada dado, mientras que con mi derecha voy tomando el mío, al mismo ritmo ambos.


Terminada la primera comida fuerte del día; por aquella frase “desayunar como rey; almorzar como un príncipe; cenar como un mendigo” -Le doy gracias a Dios o al Universo, por tener este privilegio-, porque no soy de aquellos que publicitan que hacen por el prójimo, para darle estado público a lo que considero debe ser reservado, por respeto al tercero. Además no soy un millonario de empresa, que se vanagloria de organizaciones que realizan donaciones u obras de bien público- cuando en realidad, en su mayoría lo deducen de sus impuestos antes cada fisco.
Daysi; presiente que vamos a salir a pasear cuando ve que me disfrazo con la ropa de calle -bien raída por su uso- y porque lanzó su correa, sobre el lugar donde suele pasarse durmiendo.


Con Daysi caminamos un par de kilómetros, sumados en un ida y vuelta, Así fue; que conocí a Roberto -así me dijo llamarse-, cuando pasando por su casa y estando él en la puerta de la misma, cuando como un oficial de policía me detuvo con su palma de la mano en el aire….y me dijo -Hola que tal; soy Roberto y prosiguió ¿Usted es nuevo en el barrio?. -Sí le respondí, sorprendido-
Lo que siguió fue una desopilante e inesperada conversación, que trato de recordar hasta los más pequeños detalles, como para construir los diálogos de la manera más precisa que pueda….
Roberto -¿ Usted dónde vive?-
-Aquí cerca, a un par de cuadras…-
Roberto -Ya me parecía, porque no lo había visto antes y ¿dígame, vive con su familia.
-No, vivo solo con mi mascota-
Roberto – Ya me parecía; tiene cara de ser viudo o haberse divorciado…¿O me equivoco?-
-No enviude, y tengo tres hijos y cuatro nietos…-
Roberto – Vivo aquí hace 44 años y ahora solo, mi mujer me dejo…pero ojo que yo sabia como venia la cosa -acompañando esto con su índice en el ojo-
-Ahh…sí. ¿Qué le pasó?-
Roberto – Sabe; ella salía mucho y me dí cuenta un día cuando vino mi mejor amigo de toda la vida…vi como se miraban…Me dije; acá estos me están haciendo el “cornudo consciente”….-
-Uhh..qué frustración para usted! exclame-
Roberto -No para nada…me las se todas. Una vez fui con mi ex mujer a Galerías Pacifico. Y ese día; no se arreglo y maquillo como cuando salía sola,,, y yo que me las se lunga (2) le dije ¿¡Decime Rosario, te está ardiendo ahí abajo? y me respondió “¿porque sos tan guarango y me preguntas eso?” y ahí nomás le espete -Mira nena, ya se que entre vos y Carlos pasa lo que tenía que pasar”…para luego decirle…los chicos son grandes ya…porque no te vas con el, que la debe tener como esos senegaleses que venden baratijas en Buenos Aires. Y así amigo; partió un día con las pocas cosas que tenía. ¡Porque no se iba a llevar nada de la casa, imagínese!…si todo lo que había y hay hasta hoy, lo compre yo cuando era cobrador de una compañía de seguros….
-Pero Usted ¿no se enojó sintió tristeza ante la soledad?-
Roberto – Ni loco…ya le dije lo venía viendo hace tiempo…desde que se fue…llamó a alguna chica y con unos pesos, pasó un momento fantástico…el que tiene calle…también tiene acera y vereda.-
-Esboce una sonrisa y le dije -Se me hace tarde; deje cosas para hacer-
-Roberto…si claro amigo; un gusto hablar con una persona tan inteligente como usted….(¿?)
Y eso fue solo la presentación…luego han venido muchísimas más. Pero no es conveniente contarlas por ahora; todas…

Esto me hizo recordar uno de esos chistes que corrían cuando el Papa Juan Pablo II era el jefe de la Iglesia Católica…
-Había un amigo que se encontró con otro de su infancia, llamado “Carlitos ” con una vida tan mundana que hasta era conocido por el jetset internacional, en la mismísima Plaza del Vaticano y en un “Ángelus”.

La plaza estaba colmada de miles y miles de personas…cuando el Papa salió al balcón a saludar a los fieles. Ahí Carlitos le dice a su amigo…espérame acá que lo voy a saludar a “John”….y ahí se quedó congelado con los pies clavados en el piso, su amigo.


Así fue que Carlitos llegó al balcón y luego de abrazarlo, se puso a hablar cordialmente con el Papa; un murmullo y silencio después se hizo en la plaza, viendo Carlitos que su amigo…se encontraba tirado sobre el piso. Le pidió al Papa que lo perdonara y se dirigió presuroso a auxiliar a su amigo.


Se acercó y le preguntó -¿Jorge, estas bien…que te paso?
No lo vas a creer…la gente…la gente…
¿Qué Jorge? ¿Qué paso con la gente?


Es que cuando te vieron en el balcón; -el rumor que corrió fue “Quien es ese “boludo” de blanco, que está con Carlitos-….


(1) Lunfardo: El lunfardo es una jerga originada y desarrollada en Buenos Aires, capital de la República Argentina, y su conurbación;​​ también otras ciudades cercanas como Santa Fe y Rosario y Montevideo contribuyeron desde el principio a su desarrollo.
(2) Lunga: “Se las sabe todas”…
(3) Boludo: “La historia de la Historia dice que los primeros boludos fueron los valientes gauchos que, en las Guerras de Independencia, mataban a los españoles con sus bolas de piedra y sus boleadoras”.Así lo cuenta la escritora María Laura Dedé en su libro Deslenguados, una especie de diccionario razonado de “malas palabras”. “En la primera fila -cuenta Dedé- iban los pelotudos, quienes derribaban a los caballos enemigos con grandes piedras o pelotas. En segunda fila estaban los lanceros, que pinchan a los jinetes caídos; y en tercer lugar, los boludos, que terminaban de matarlos con las boleadoras. Pero los gauchos también morían, por eso un diputado una vez dijo: ‘no hay que ser boludo’, y así quedó: pelotudo y boludo eran los que se dejaban matar, aunque, según este señor, ser pelotudo era peor, porque iban adelante. Se ve que el diputado no entendía que los gauchos estaban defendiendo la Patria… por convicción o porque no tenían otro medio de subsistencia”.
La palabra, además de ser entre los jóvenes una manera de llamarse y no un insulto, en 2013 fue elegida por el poeta Juan Gelman como la que mejor representa el lenguaje de los argentinos. Se lo había pedido el diario español El País en el contexto del VI Congreso de la Lengua, en Panamá. “Es un término muy popular y dueño de una gran ambivalencia hoy. Entraña la referencia a una persona tonta, estúpida o idiota; pero no siempre implica esa connotación de insulto o despectiva. En los últimos años me ha sorprendido la acepción o su empleo entre amigos, casi como un comodín de complicidad. Ha venido perdiendo el sentido insultante. Ha mutado a un lado más desenfadado, pero sin perder su origen”, argumentó Gelman. ¿Sabría su origen?
Advertencia: las cosas por su nombre Advertencia al lector: en esta nota no hay eufemismos. Más bien se llama a las cosas por su nombre. Aquí hay “malas palabras, improperios y otras cosas peores”, como dice el subtítulo de Deslenguados.

3 comentarios sobre “Casí…como “Carlitos”

  1. Amigo muy interesante relato, me queda claro que todos los días se aprende algo… Me parece que podrías escribir una novela, ¿no lo crees?
    Que bueno que practiques meditación, es una excelente forma de comenzar el día.
    Tengo curiosidad, ¿qué raza es Daysi?
    Bonita tarde
    Un abrazo adorable
    Elvira

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s