¿Todo un discurso, para disminuir a un rival?

El tembladeral que provocaron las declaraciones de la Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuñas sacude a una sociedad argentina dividida hace ya mucho más tiempo de lo que los mis argentinos suponen. Sigue dando tela para cortar, a los periódicos que responden a ambos lados de la grieta. Las presiones de los sindicatos docentes, se harán sentir a partir de este martes 24 manifestándose por la renuncia de Acuña. La misma Ministra en la mañana de hoy; dio una conferencia de prensa, aduciendo que su pensamiento estaba ligado exclusivamente a la Educación y que junto con su equipo desde el inicio de la pandemia, trabajan 12 horas diarias para poder volver a llevar a los niños a la escuela a partir del mes de enero de 2021, periodo en que tradicionalmente los establecimientos educativos se encuentran cerrados, por motivo de las vacaciones estivales.


Ahora bien; cuando se le preguntó a Acuña sobre su relación con el ex SS nazi Erich  Priebke, Director de la escuela en la localidad de Bariloche, donde ella curso sus estudios, respondió con evasivas, citando solo que ella ya había pronunciado su pensamiento a través de una carta dirigida a los docentes.


Cuando el mismo periodista; le preguntó si sentía la necesidad de disculparse por sus apreciaciones “de que el personal docente sólo podían acceder a la docencia, por su escasa capacidad dentro de los estratos sociales, a los que pertenecían ya que les resultaba imposible insertarse en otras posiciones de más relevancia dentro de la sociedad argentina, o que tenían demasiada edad para desempeñarse como maestros de escuela o que bien tenían una orientación política opuesta al Gobierno de la Ciudad, tildándolos de “zurditos”, en ese instante Acuña reiteró sus dichos y dio por terminada la conferencia de prensa.


El períodico “Página 12”; que es la contracara de los de extrema derecha tanto  “Clarín” como “La Nación”; le realizó una entrevista a Uki Goñi, que se transcribe textualmente, tanto su contenido como su título el 23 de noviembre de este mes.


El experto en refugiados nazis en la Argentina
La opinión de Uki Goñi sobre Soledad Acuña, Erich Priebke y Página/12

La opinión completa de Uki Goñi


“Me han estado citando y buscando para comentar sobre el enjambre Soledad Acuña, Erich Priebke, Primo Capraro, Página/12. Abro ‘hilo’ sobre mi visión como investigador de los vínculos argentinos con el nazismo y su posible influencia en la realidad de este país.


La nota
de Página/12 me parece válida. Ojalá hubiera más debate todavía sobre la presencia nazi en argentina. No es menor que el director de la Capraro fuera un criminal SS.


La nota sabiamente cita a Carlos Echeverría, otro ex alumno de la Capraro, autor del muy valioso documental “El Pacto de Silencio” sobre Priebke y Bariloche.


¿La nota acusa a Acuña de nazi? De ninguna manera. Y cita a Echeverría diciendo que si fuera así, todos quienes cursaron en ese colegio, incluyendo él mismo, serían nazis. Es obviamente relevante informar el colegio tan particular al que asistió la responsable de educación CABA.


Yo cursé la secundaria en Dublín. Nuestro profesor de francés, Louis Feutren, era un ex SS escapado a Irlanda, país neutral como Argentina. En Dublín se sabía sobre  Feutren, como se sabía sobre Priebke en Bariloche. Obviamente su presencia me afectó.
Antes lo llamaba “un lento acostumbramiento a convivir con el mal”, hoy se dice “normalización”. Si nuestro profesor es un SS, se va anestesiando nuestro compás moral.

Me llevó tiempo evaluar esa cercanía. Es válido preguntarse qué evaluación ha hecho Acuña sobre Priebke.


Pero el hecho debería dar pie a un diálogo más rico que el actual en que peronistas  y anti-peronistas se arrojan botellas. Ambas caras de la grieta comparten los aciertos y desaciertos que nos han traído hasta aquí.


Néstor Kirchner fue el que más blanqueó el vínculo argentino con el nazismo. En 2003 abrió los archivos nazis en Migraciones, y en 2005 pidió disculpas por la orden secreta del 1938 que prohibió otorgar visas a judíos que buscaban huir a Argentina.


Hoy faltaría que se abran los archivos de la SIDE sobre ingreso de nazis, operación llevada a cabo por Rodolfo Freude, jefe de la División Informaciones en Casa Rosada en 1946-48.


¿Perón era nazi? Perón era peronista. La huída nazi a Argentina hubiera ocurrido igual aunque Perón no hubiera sido electo en 1946. Antes del GOU, la marina argentina ya tenía un acuerdo para ayudar a agentes nazis en Sudamérica. Lo que vino después fue a continuación de aquello.


La grieta permite a antiperonistas echar la culpa al peronismo, y a los peronistas  desestimar los hechos como propaganda gorila. Ambos zafan mutuamente acusando al otro.

El único que se hizo cargo fue Néstor Kirchner, abriendo archivos realmente (no la apertura fingida de Menem).


Ahora van a decir que soy K. Suerte con la estrategia adolescente de echarse la culpa ficticiamente entre ambos para zafar los dos por igual. Suerte con eso de pelear como pandillas en un callejón oscuro. Cuando se cansen, hay un país real, literalmente en llamas, que les espera”.

Un comentario sobre “¿Todo un discurso, para disminuir a un rival?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s