El adiós…

He tenido que alejarme de ella,
la respuesta que me dio sonó a soberbia,
algo que me dejó más que triste
fue sentirme defraudado sin entenderla.

Me dijo que no dejará de enviarle
los mensajes de cada día deseándole
buenos augurios para ese día junto
algún vídeo o frase para darle ánimo.

Ni con ella, ni con ninguna otra persona
siempre mi vida fue servir a los otros,
sin pedir nada a cambio ni las gracias.

No porque sea un santo con áurea incluida,
será quizás la forma en que fui criado
en donde me enseñaron a que la vida es un dar y recibir.

Así le respondí hoy, pareció no comprender
pero termine de leer la última hoja de un libro,
vivir sin rencores que destruyen es mi estilo.

Lo mío es solo contestar con el silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s