Trastorno pandémico

Me contestaste en forma lacónica “un no se, veré"
cuando te pregunte adonde iríamos este verano,
si crees que puedo sorprenderme te aseguro que no
se que el temor te invade y ya lo has demostrado,
cuando a tus pacientes solo atiendes virtualmente,
toda compra la haces de manera digital y no sales
de la casa desde aquel lejano mes de marzo en que
se decretó el estado de cuarentena y aislamiento.

Parece ser que no te hubieras enterado de los cambios
graduales pero cambios al fin que han flexibilizado
mucho de aquello que te aterrorizó sin comprenderlo.

Me preocupa tu salud mental por la fobia a todo lo social,
que expresas tener pareciendo estar frente a una mujer distinta,
desconocida que vive como en su hermético castillo
por temor a contagiarse ante el menor roce con extraños.

Es uno de los tantos “daños colaterales” que produce
el aislamiento que en tu caso lo haces complacida,
como replicando “el síndrome de Estocolmo”,
donde la figura del secuestrador está plasmada
por ti en lo más profundo de tu mente enferma.

Lamento haber hecho esto, se que no te lo mereces
que no lo puedes controlar ni resolver fuera de tus cabales,
suena la sirena de la ambulancia viniendo a buscarte
para llevarte al neuropsiquiátrico para tratarte
y sacarte de esta paranoia que llegó para quedarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s