Permíteme…

No hay culpas porque mi esperanza se hiciera trizas
ya que sabiendo cuanto te amo esto no te interesaba,
hiciste bien en ser sincera y desear una relación virtual,
que mantuviera a resguardo tu inviolable espacio para
que no seas invadida ya que prevalece en ti solo tu familia
y viejos recuerdos del pasado con los que convives.

Imposible la deseada sensación de un presente distinto,
supiste ser noble sabiendo quien eres y decirlo sin rodeos,
lamentar tu rechazo pero solo aceptarlo no es ser iluso,
es la realidad que derrota aquel sueño que latió siempre,
una tonta ilusión que la ceguera me impidió ver que tu corazón
se había cerrado para siempre, eso sí permíteme el derecho
de decirte que te seguiré amando, guardando en mi memoria
esa sensación que llevaré conmigo ya que imposible o no,
hubo un pequeño y magnífico tiempo en que fui feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s