Dejame ser…

De repente soltaste mi mano
en un ademán más que brusco,
¡zas! -me dije, otra escena de celos.

Tus cejas transformadas en una
y la frente pusiste de manera altiva,
fue el preámbulo del torrente de tu enojo
porqué miras a otra, estando conmigo?-

Me detuve sonreí y te dije lo de siempre
-los ojos nos fueron dados para ver la belleza.
tanto de una hermosa mujer, como de un paisaje.-

Furiosa como una leona herida te ibas,
pero te detuve y te sujete por la cintura
ya agotado te susurre al oído lo siempre
“sabes, no me ahogues, dejame ser…”.

Y proseguí “hubieras preferido a
que como a hurtadillas lo hiciera
en algún momento en que te distraías”.

O tú no lo haces con algún hombre
bien plantado con quien te cruzas,
amar es no ser propiedad de nadie
ni tú ni yo somos, el objeto del otro.

¿Si lo nuestro tendrá futuro, quién lo sabe?
vive el hoy deja atrás lo que hayas pasado,
disfruta nuestros besos, nuestras caricias
cuando dejamos impregnados nuestros cuerpos
en esas sábanas de mil hilos que sueles estrenar.

Déjame ser e inténtalo tú también…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s