Ya llegaré…

Si tu supieras como te pienso
cada minuto del día que amanece,
como te extraño al llegar la noche
no encontrando tu delicado cuerpo.

Mis horas de insomnio me duelen
en todo mi cuerpo no obstante,
no puedo ni debo olvidarte
fuimos dos almas entrelazadas
que supimos amarnos sin límite.

Las pesadillas cuando el cansancio
me desploma me traen hasta  el olor
de tu cuerpo delicado y trémulo,
será quizás que aguardas mi llegada
para sentirte tan amada y protegida
como cuando partiste a la otra vida.

No desesperes amor, haré que los días
se diluyan para alcanzar mi rápida ida
a ese mundo en que te encuentras,
rodeada de cerezos blancos en flor
con pétalos efímeros que acarician
que al caer van vistiendo tu cuerpo
ansioso del tan esperado abrazo eterno.

La otra vida que nos espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s