Aquella música pop

El lugar se llamaba Juan de los Palotes

su nombre de fantasía no era aquel que

cualquier persona podía suponer, un aula

donde a los niños se le enseñaba a sumar.

Era una disco famosísima en aquellos ’80,

en donde émulos de Travolta competían

entre si danzando magistralmente el pop

de los Bee Gees frente a una multitud

enardecida destacándose las jovencitas

que gritaban irreproducibles palabras,

en parte por el alcohol y las hormonas

que les estallaban al ver a las pelvis,

hamacarse frenética y acalodaramente.

Se ponía bien pesado a eso de las tres

de la madrugada parecían que como

animales en celo, cada cual y cada quien

marcaba su territorio para irse de a dos,

con rumbo desconocido a lo de Pepe Fechoría.

Siempre me lamentaba por Arturo

al que natura no le había otorgado

ni figura como tampoco el chamuyo (×)

hacia tabla de surf en seco ahí solito,

esbozando con sus dientes desparejos

una mas de las ya decenas de sonrisas

a modo de despedida de nuestra barra,

que formábamos junto al “polaco” y “tati”.

Y eso que nos empeñabamos en decirle

esas simplezas con que a las muchachas,

debía seducir pero no había caso arrancaba

y su tartamudez por sus nervios no paraba.

Hasta que un día le conseguimos una chica

tan parecida a el que parecían gemelos,

nos sacamos la culpa de encima pero eso si,

cuando salíamos nos íbamos para otro lado.

Lo que íbamos hacer no requería trabalenguas.

(×) Habilidad para seducir con las palabras.

2 comentarios sobre “Aquella música pop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s