Lujuria eres…

Los rayos de sol
impiadosos
caían sobre
tu piel cobriza,
mientras a los capullos
tomabas uno a uno
con tus firmes manos,
en esa inmensa plantación
de algodón en tu Chaco natal.

Cuerpo fibroso,
musculos tensos
hacían de tu figura
tal cual diosa,
de tez color ébano
como si fueras
un ser casi mitológico
y la vez pagano.

Tu sensualidad
extrema aturdia
los sentidos,
de quien posaba
en ti su mirada
sedienta de lujuria,
quedándose un rato
largo sobre tu cuerpo
solo para admirarte
y desear que volvieras
tu vista aunque fuera
solo un segundo,
para expresarte
sin hesitar palabra alguna
que eras la representación
viva de una Diosa.
tan perfecta como
inalcanzable…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s