Reto: “Una palabra por 30 días”

Su abuela Agustina ya le había dicho que no se fuera lejos de la casa; pero Juan era un niño inquieto y curioso, así se internó en el bosquecillo que la rodeaba. Mientras caminaba, escuchó un ruido entre los matorrales y quedó petrificado cuando se le presentó un duende que dijo llamarse Apolonio. Lo invito a jugar a sabiendas de que Juan era un niño solitario. Juan dudo primero del desconocido; pero aceptó gustoso al pensar que quizás había encontrado ese compañero de juegos que buscaba hace tiempo. El duende lo llevó a su casa y al entrar, desapareció…

Un comentario sobre “Reto: “Una palabra por 30 días”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s