Una palabra por 30 días

ROJO  397 palabras

He leído con profundo detenimiento al creador de “La buhardilla de Tristán”; nuestro amigo Javier Sanchez Bernal, y digo amigo porque asi los considero a todos aquellos que sigo, hagan o no lo mismo con mi letras. Javier, con buen tino desliza metafóricamente y en otras con contundencia, las divisiones de la sociedad a la que muchos llaman “grieta”, por razones políticas, étnicas, culturales, económicas, entre tantas otras. No obstante; en lo personal creo que solo en sociedades como las nórdicas u otras, los derechos civiles y políticos son transparentes por su propia auto fiscalización y es como un “micromundo”.

Así en la guerra civil española; “rojo” se le decía al comunista -lo que no era cierto, solo citar un caso emblemático como el del gran Federico Garcia Lorca, dramaturgo y poeta español, es el ejemplo más preciso de que el libre pensador no poseyó jamás, derecho alguno a manifestarse ni siquiera pacíficamente, a través de su crítica al sistema  instituido por la fuerza o la represión. 

Latinoamérica; otro ejemplo de ello, las fuerzas armadas derrocaron gobiernos democráticos, y no en defensa de los intereses de la Nación, por el contrario aquellos con ideologías o creencias políticas asociadas a la equidad “del pueblo lo que es del pueblo”, fueron reprimidos, asesinados y desaparecidos por millares. 

En la Nación Argentina en el siglo 19; unitarios y federales estos últimos utilizando la divisa rojo punzó como seguidores de Rosas, ya este ya enfrentado con las provincias del interior. El caso argentino es digno de estudio, pero hay innumerables países con su mismo negacionismo en todo el mundo. Seríamos hipócritas si lo negamos; vivimos como lo dice  “la parábola del tornillo”, hacia la izquierda abre y hacia la derecha cierra. 

El poder político cualquiera sea su color; es doblegado por el poder económico. Tomemos el caso de los EE.UU., en donde conviven 614 billonarios de los cuales cincuenta poseen casi la misma riqueza que la mitad de los habitantes de ese país. Respeto a Javier Sanchez Bernal, en cuanto a su llamado a sufragar, pero no comparto que ello dé un vuelco a la extrema desigualdad, que no solo se limita a un país, sino al mundo entero. Mientras el ser humano; no deje de pensar en sí mismo y continue diciendo “mas tengo, mas quiero”; partirá con rumbo desconocido, porque en ese entonces el planeta tierra será un páramo.

2 comentarios sobre “Una palabra por 30 días

  1. ¡Muchas gracias por tu reflexión al hilo del relato de hoy! Es cierto que el solo hecho de votar es un hito insuficiente para cambiar los cimientos de una sociedad, pero no olvidemos que, precisamente, en las comunidades democráticas expresar la opinión en las urnas debe ser el primer paso de cualquier reforma que se pretenda implantar. En el caso de Chile, cuyas elecciones constituyentes se celebran este fin de semana, se ve con mayor intensidad. Con un modelo de Estado absolutamente desgastado y con un índice de confianza por parte de los ciudadanos muy bajo, los votantes se encuentran ante una oportunidad histórica de cambiar las cosas. Evidentemente, el poder económico y otros lobbies ejercerán presión, pero la sociedad civil, como fiscalizadora de los poderes públicos, tendrá siempre la última palabra.
    ¡Un saludo!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s