¿Ejemplo de súper ego o de la política primero?

John F. Kennedy alejó a su custodia momentos antes de ser asesinado en Texas

La reportera del Washington Post, Carol Leonnig, afirmó en su más reciente libro que la imprudencia y terquedad del expresidente para con el Servicio Secreto hizo que su muerte fuese posible.

Kennedy Asesinato Custodia

El expresidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, junto a la primera dama, Jacqueline Kennedy, durante su recorrido por Dallas, Texas | AFP

John F. Kennedy ordenó al Servicio Secreto de Estados Unidos que mantuviera distancia el día en que fue asesinado (22 de noviembre de 1963) en medio de un viaje de campaña a Dallas, Texas. Se trata de uno de los sucesos más recordados del Siglo XX.

JFK permanecía en el auto presidencial cuando decidió contactarse con el supervisor del Servicio Secreto, Floyd Boring. Solicitó que los agentes que viajaban en grupos especiales instalados cerca del maletero retrocedieran y procedieran a seguirlo desde otro lugar.

“Es excesivo, Floyd. Y está dando una impresión equivocada a la gente”, le dijo Kennedy a Boring. “Tenemos unas elecciones próximas. El objetivo es que yo sea accesible para la gente”, justificó e insistió el presidente N°35 de los Estados Unidos.

Kennedy Asesinato Custodia

John F. Kennedy y Jacqueline Kennedy, momentos antes de comenzar su recorrido por las calles de Dallas, Texas.

El exabrupto y evidente enfado del exmandatario por la proximidad de los agentes no fue un hecho aislado. Conductas similares fueron esbozadas por él mismo y demás mandatarios, respecto de la protección ofrecida por el Servicio Secreto norteamericano.

Tras el cruento asesinato, a manos de un fusil de cerrojo italiano Carcano M91/38 de 6,5 mm, algunos de los agentes que custodiaban el Lincoln Continental se preguntaron si esa distancia adicional del automóvil les impidió salvarle la vida a JFK.

“Zero Fail: The Rise and Fall of the Secret Service”, libro de la reportera del Washington Post, Carol Leonnig, y que está a la venta este mismo martes, relata la historia presidencial desde el punto de vista del servicio y evidencia lo ocurrido aquel 22 de noviembre.

Kennedy Asesinato Custodia

Custodiado por agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos, Kennedy continuaba con su recorrido presidencial.

El escrito exhibe pruebas contundentes que marcaron la diferencia el día en el que Kennedy fue asesinado a sangre fría. Entre ellas, presupuestos inadecuados, luchas políticas internas y agentes mal preparados para misiones de vida o muerte.

Asimismo, y como él mismo expresidente dejó en evidencia a través de sus declaraciones, su presencia e imagen tenían un impacto mayormente positivo siempre y cuando pudiera tener contacto directo con el público. Ello también implicaba un desafío.

“En privado, los agentes del Servicio Secreto vieron a un hombre cortejando al peligro, sobre todo durante frecuentes coqueteos de éste con mujeres jóvenes “, escribe Leonnig, en un adelanto del Post. “Kennedy fue extremadamente imprudente”, agregó.

Kennedy Asesinato Custodia

El momento exacto en el que John F. Kennedy es asesinado a manos de un fusil de cerrojo italiano Carcano M91/38.

“Sus acciones hicieron que algunos de sus protectores se sintieran incómodos y algunos bastante enojados”, reveló la reportera estadounidense a la vez que insistió en que “profesionalmente, fue su tarea más difícil hasta el momento”.

Kennedy fue uno de los pocos mandatarios que logró quebrantar  todos los récords de viajes presidenciales fuera de la Casa Blanca y alrededor de los Estados Unidos. La mayoría de ellos tuvieron lugar inmediatamente después de asumir el cargo en 1961. 

Durante el período en el que se extendió su presidencia, siendo esto desde enero de aquel año hasta noviembre de 1963, el destacamento del Servicio Secreto contaba solo 34 agentes, que trabajaban en equipos formados por seis hombres.

Kennedy Asesinato Custodia

Tras recibir un disparo a la cabeza, agentes del Servicio Secreto y su esposa Jacqueline socorrieron a Kennedy.

Con el objetivo de cubrir una extremadamente ocupada agenda presidencial, dichos agentes debían trabajar turnos dobles e incluso ofrecer sus servicios en sus días libres. A menudo, renunciaban a noches de sueños y la fatiga lograba quebrarlos de tanto en tanto.

Sin embargo, y para desgracia del Servicio Secreto, el problema no era la falta de mano de obra, sino el propio Kennedy. Cuando él sentía que le era conveniente, decidía deshacerse de los guardias que lo custodiaban, creyéndolos finalmente ineficaces.

JFG

FUENTE: EDITORIAL PERFIL – INTERNACIONAL – REVELACIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s