Al final del túnel

Giro sin detenerme
como en un carrusel,
al que el calesitero
dejó subir al saber
que solo conmigo,
anida el recuerdo
de lo que se fue contigo.

De preguntarme
una y otra vez,
si está calamidad
nació junto a mi,
y fue la artera causa
que me anunciaba
sin percibirlo siquiera,
tu irrecuperable pérdida.

O fue ignorar amarte
como tu lo deseabas,
con armonía de iguales
y no como aquel creyente,
que cree que el amor
es al otro someterse.

Solo veo un túnel
que se va estrechando
en sus paredes cada paso,
con esa luz ya diminuta
difusa y amarillenta,
que al final se apagará,
anunciando el fin del
recorrido de una vida.


Vida que rota
por dentro y por fuera,
poca razón tiene ya
de quedarse en este mundo irreal,
solo como alimento de los demonios
que la acosan y destrozan cada noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s