No habra ya amor…

Es más el tiempo detrás
que he dejado al que me queda
por venir hacia adelante,
y a pesar de ello no hay pena,
solo las cuentas que cada uno lleva
en ese libro de una vida trashumante
con aciertos y errores por igual.

Es como esa ansiedad producida al final
de esa obra que uno ha sabido pergeñar
pieza por pieza desde el mínimo detalle,
e imprevistamente dispone otro desenlace
que anticipa así mi obituario aunque lo dude.

¿He sido infiel? ¿O fue quizás al revés?
Seguro que si, no hay amores para siempre
no hay ataduras ni mandato social posible,
que obligue a alguien ser preso hipócritamente
de aquel “hasta que la muerte los separe”
o del otro “en la salud o en la enfermedad”.

Es como si como ser humano
fuéramos como un producto,
con fechas de uso limitado
y porque no de vencimiento,
de uno y otro lado
un día la decisión será alejarse.

La espiritualidad
es ya puro cuento para muchos,
de no ser así
no habría tantos gurúes proclamando
que el arte de vivir,
pasa por la autoreflexión
cuando ello lleva aún más
profundamente al yo
frente a su propio espejo,
haciendo del nosotros
para toda la vida juntos,
una parodia tomada
de un mundo ya irreal
y solo habitado
por hostiles monstruos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s