Corazòn, detente…

Camino sin rumbo alguno
por el adoquinado húmedo
de la calle que entre sueños,
se va durmiendo en cada paso.

Me importa que el tiempo pase
que los minutos se acorten,
en cada paso vagabundo
que mis huellas van dejando.

Me cruzo
con algún trasnochado
que quizás
sufre de insomnio
o va o viene
de su trabajo,
solo los gatos
están atentos
con ojos bien abiertos
agazapados,
buscando alguna alimaña
que recorre
veloz y astuta
las cloacas
de la ciudad
para buscar su comida
en la pútrida basura
esparcida
por la inconsciencia.

A esta hora de la noche
solo podría perderme
en un burdel de cuarta,
interpretando al personaje
de un tango en que el hombre,
desgarra con su voz
de tono grave
su lamento
por la mina que se fue.

Mi comprensiòn 
de aquel amor
se ha convertido
en un absurdo,
sinónimo 
de no ser correspondido,
y me he convertido
en un ser débil
incapaz ya
de cualquier intento,
para no volver
a extrañar algo
que jamás
en realidad
he tenido.

3 comentarios sobre “Corazòn, detente…

  1. Con los versos: “de la calle que entre sueños se va durmiendo a cada paso”, me has dejado con la boca abierta. Una gran manera de empezar un poema y, además, lo mejoras con cada verso. Enhorabuena por tan excelente texto y gracias por llenar mi día de poesía. Estaba teniendo un mal día y tu texto, aunque sea nostálgico y, en parte, triste, ha salvado mi sábado.

    Un fuerte abrazo y gracias por compartir tu arte.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s