Amantes

Al verlos tan felices
imaginaba que
las ramas del sauce
que sobre ellos
se encontraba,
les regalaba
de sus delgadas
hojas tales destellos,
que los jovenes
amantes se sentían
protegidos
por un halo divino,
de toda mirada
que los perturbara.

Habían recorrido
un largo camino,
hasta fortalecer
ese amor único,
entrelazado entre
sus almas para siempre,
atravesando más
que un óbice
en su ruta,
llegando ahora
el disfrute
de transmutar
aquellas lagrimas
de lamentos,
en risas y caricias
infinitas hacia
un destino pleno
de ilusión sin tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s