BENJAMIN BUTTON Y LA SEXTA GRAN EXTINCIÓN

“Vivimos la época de la sexta gran extinción. Ya hubo cinco, pura lógica matemática, antes. Como la de los dinosaurios y el meteorito. Pero esta sexta es la gran ola”.

En El curioso caso de Benjamin Button, David Fincher nos contaba la historia de un hombre que nacía envejecido, siendo un bebé anciano, más con pinta de dátil que de niño, del que su padre renegaba y al que abandonaba, y que iba haciéndose joven según crecía y después envejecía, el ciclo de la vida, pero él seguía rejuveneciendo físicamente hasta morir viejo pero siendo niño, con aire y grima de torero precoz. En vez de hacerse más alto, grande y arrugado fue haciéndose más pequeño y terso hasta extinguirse. Algo así, como el caso de Button, sucede hoy en el mundo animal, donde los científicos están detectando que cada vez son más pequeñas todas las especies.

Vivimos la época de la sexta gran extinción. Ya hubo cinco, pura lógica matemática, antes. Como la de los dinosaurios y el meteorito. Pero esta sexta es la gran ola. El ritmo de desaparición de especies es 100 veces mayor desde el siglo XX. Por el cambio climático, por la pesca salvaje, por la deforestación, por la caza furtiva… En fin, por nosotros, que nos hemos convertido en meteoritos de la Tierra desde dentro. La mayor amenaza siempre está dentro, no viene de fuera. Como los espíritus de las mansiones en las películas de terror. Como confirma cualquier psicoanalista después de diez sesiones pagadas.

Los científicos no saben aún, aunque lo intuyen, si esa disminución del tamaño de los animales está también provocada por nosotros. La conocida como regla de Bergman establece que cuanto más bajas son las temperaturas, más grandes son los animales endotermos, de sangre caliente.

Nosotros estamos entre ellos. La regla de Bergman la confirmaban las películas del destape: las suecas parecían diosas vikingas al lado de Alfredo Landa. A esa regla de Bergman atribuyen algunos la jibarización de la fauna.

También a que la naturaleza esté buscando las vueltas para sobrevivir. Cuanto más grande es un animal, mayor riesgo de desaparecer. Mermando quizá sobrevivan. Aunque, si seguimos complicando, les pasará como a Benjamin Button. Y nosotros, en cambio, cada vez más gordos.

FUENTE: David López Canales es periodista freelance colaborador de Vanity Fair y autor del libro ‘Un tablao en otro mundo’ (Alianza). 

4 comentarios sobre “BENJAMIN BUTTON Y LA SEXTA GRAN EXTINCIÓN

    1. No….La sexta extinción masiva está ocurriendo más rápido de lo esperado. … Los humanos ya han borrado a cientos de especies y llevado a muchas más al borde de la extinción a través del comercio de vida silvestre, la contaminación, la pérdida de hábitat y el uso de sustancias tóxicas. Un cordial saludo.

      Le gusta a 1 persona

      1. Guao! Soy muy fanática de la tetralogía The Matrix, y no pude evitar ver en una conexión entre lo que planteas y el argumento de la película. Evidentemente, debe tratarse de un tema que lleva tiempo “discutiéndose” y por eso existen referencias en el cine… no tengo dudas. Muchos saludos. Muy interesante tema!

        Me gusta

  1. No deberiamos sorprendernos….Recuerdas los cuentos de Julio Verne u otros autores, todas las fantasias que se han convertido en realidad? Un calido saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s