No tardes…

Como lastima
tu silencio,
cuanto
hubiera
preferido,
que me
llamaras
y me dijeras,
todo aquello
que guardas
en secreto.

Como recuerdo
tal cual tesoro
aquel abrazo
de reencuentro,
cuánto necesito
de vos
en este preciso
momento,
en que
se aceleran
mis latidos
al pensarte,
en que
un abrazo
tuyo
sería la forma
silenciosa,
de decirme
que existe
la esperanza.

Es como
brindarme
la cura
de mi dolor,
en silencio
sin preguntas
ni reproches,
solo ese abrazo
al igual
que las miradas,
nos fundirán
y nos acercaran,
alejando
las tristezas
de nuestras
almas
hoy tan alejadas.


Imagen: Gentileza Pinterest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s