No deseo despertar…

Me detengo
inquieto
frente a un
gran pórtico,
tan majestuoso
que detrás de él,
debe haber
algo aún más
maravilloso,
que esa madera
de roble lustrada
y esos manijones
de bronce,
que de tan dorados
me ciegan
al reflejarse
en ellos
el sol del mediodía.

Se que
nuevamente
es un sueño,
pero no
quiero despertar,
empujo
el pesado pórtico,
y a mis ojos
un paisaje
de exuberante
belleza
me recibe.

Camino
tras la sorpresa,
me interno
en él,
y arribo
a una cascada,
en donde
ninfas atrevidas
se bañan
acompañándose
con sus cantos.

Todas son
diosas menores
espíritus divinos
que juegan
con la naturaleza,
pero una de ellas
es la más hermosa.

Me acerco temeroso
le pregunto
por su nombre,
algo asustada
me responde
con leve sonrisa
“Carmentis”.

Creo que
su libertad
amorosa,
no impide
que intente
seducirla,
tomo sus manos
se estremece,
la abrazo
suavemente
rozando sus labios
con los míos,
se que ya no
despertaré,
que finalmente
he encontrado
por fin
el lugar divino.

Imagen: Gentileza Pinterest – flickr.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s