No me sorprendí

Desapareciste

de mi vida

tal cual llegaste,

en silencio

afirmando

que lo nuestro

no tenía destino,

luego supe

que en realidad

no tuviste

el valor 

de decirme

que ya no

me amabas.

Lo comprobé

al poco tiempo,

de casualidad

cuando te vi

con un hombre

mucho mayor,

tomados 

de la mano

tal cual amantes,

supuse que

que renegaste

de un futuro

de carencias,

y en tu ilusión

buscaste 

la forma

de cambiarlo.

Será esto

que pienso

la realidad,

o quizás

tu vacío

indisimulable

de vivir 

con alguien

buscando

lo superfluo,

transformandote

solo en una 

muñeca 

de compañía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s