Jamás

De a poco
con tu silencio
te fuiste yendo,
el compromiso
que habías asumido
se esfumó,
entre las tinieblas
de tu mundo
que aún hoy
no comprendo.

Fue así
que decidí
no insistir
ni siquiera
por orgullo,
más por el dolor
que siempre
atraviesa
aquello de
mentir por omisión.

La vida ya
me es corta,
para seguir
creyéndote,
en esas
idas y vueltas,
sin final
ni certezas.

Por eso
solo me alejo
sin rencor
alguno,
lo que no
me es propio,
para llevarte
conmigo
como un
ilusorio recuerdo.

Imagen: Gentileza Unsplash.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s