La Voz Humana: el eco de Jean Cocteau en el cine de Almodóvar.

Reseña:

Pedro Almodóvar sorprende con su primera película en inglés, un cortometraje de 30 minutos, en el cual adapta libremente una de las obras más emblemáticas de Jean Cocteau.

La voz humana es un monólogo del poeta, dramaturgo, escritor, crítico de arte, ensayista, pintor y director de cine, Jean Cocteau, escrito en 1930. 

Originalmente, Cocteau lo escribió para que fuera interpretado por Edith Piaf, sin embargo, la célebre cantante francesa nunca llegó a interpretar este personaje. 

El monólogo fue adaptado por primera vez a la pantalla grande en 1948, en L’amore, dirigida por Roberto Rosellini y protagonizada por Anna Magnani.  

En 1966 Rosellini realizó una nueva versión de la obra, The Human Voice, esta vez con Ingrid Bergman en el personaje principal.

En medio de la pandemia, Pedro Almodóvar se reunió con su habitual equipo de trabajo para rodar en tiempo récord y bajo los protocolos necesarios de higiene y seguridad, una libre adaptación del monólogo de Cocteau, estelarizado por la siempre magistral e iconoclasta Tilda Swinton. 

La obra de La voz humana persiguió al manchego desde los años ochenta. La primera vez que el director hizo referencia a esta pieza fue en una de las escenas de su cinta la La Ley del Deseo – 100% (1987), posteriormente, las referencias fueron más claras en la comedia dramática, Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios – 89% (1988).  

No es coincidencia que el realizador haya decidido darle una mayor oportunidad al texto original de Cocteau, ya que este le permite explorar con soltura los temas y las formas que han estado presentes a lo largo de la carrera del cineasta español: la feminidad, el desamor, la soledad y el abandono.

La trama de La Voz Humana – 100% se centra en una mujer (Swinton) que espera desesperadamente la llamada de su ex-amante, con quien compartió los últimos cuatro años de su vida, pero ahora la acaba de abandonar a ella y a su perro. 

Finalmente, el hombre llama para pedir que le alisten sus pertenencias en una maleta para pasar a recogerlas, pero ese momento nunca llega. A partir de ahí, esta mujer tiene que aprender a lidiar con una montaña rusa de emociones que le provoca el abandono de su amado y el tremendo sentimiento de vacío y soledad. ¿Cómo se llena el vacío de un lugar que fue construido para ser compartido por dos?.

Aunque la obra de Cocteau y el cine de Almodóvar se caracterizan por su tono melodramático, en esta ocasión, Pedro continúa apostando por un tono más sobrio y más contenido con el que ha estado trabajando en sus últimos filmes, desde Julieta -84% Sin bien, Dolor y Gloria-  96% fue como ese álbum de grandes hits que reunió lo mejor del cine de Almodóvar, La Voz Humana – 100% podría considerarse como un valioso bonus track que forma parte de la misma colección. 

En este cortometraje están presentes todos los elementos que tanto nos encantan del cine Almodovariano: una cuidada dirección de actores que confirma la complicidad escénica entre director – actriz; diálogos ingeniosos, cargados de poesía visual y subtexto; un meticuloso diseño de arte, lleno de props y utilería que nos subrayan valiosa información y nos permiten conocer mejor el carácter del personaje; una cocina llena de colores y decorados kitsch, quizás lo más pop del corto; una llamativa paleta de color en la que predomina una de las combinaciones favoritas del director, el color rojo junto al verde; paredes pintadas de un pálido verde olivo, aquí el color verde representa la esperanza, nos deja ver como se deslava la ilusión de que el amante regrese a casa y finalmente, no puede faltar la partitura de Alberto Iglesias, la cual siempre da un peso enorme a las emociones más desgarradoras y profundas del cine de Almodóvar.

Los encuadres seleccionados logran capturar la intimidad del duelo que provoca esta despedida. 

Los movimientos de cámara recrean la sensación de vértigo que experimenta la protagonista con el corazón roto. 

Podemos imaginar a qué clase de mujer tenemos enfrente cuando ordena sus artículos en la sala, entre ellos las películas de (El Hilo Fantasma – 97% una de las favoritas de Almodóvar) y Kill Bill: La Venganza, Volumen 1- 85%, que nos anuncia la sed de venganza que está experimentando la protagonista de este cortometraje. 

Al lado de estas obras maestras, también conserva un libro escrito por Alice Munro (la escritora canadiense que inspiró con su libro Escapada el guión de Julieta), esto nos habla de una mujer que experimenta la soledad y el abandono emocional tratando de encontrar respuestas en el arte, en los somníferos y en el vacío del tiempo perdido en la espera por la llamada el mensaje o una señal de un amor que ya no existe.

El monólogo original de Cocteau presenta a una mujer de carácter sumiso, Almodóvar se tomó la licencia de construir un personaje femenino más fuerte, más humano, con matices y contradicciones, que aunque su corazón arde de dolor y busca desesperadamente llenar los espacios vacíos de su alma por la partida de su gran amor, lucha por no romperse y por sofocar el sentimiento de codependencia emocional que se alimenta de su cuerpo y mente.

La interpretación de Swinton merece punto y aparte, desde que se anunció la colaboración de esta actriz con Almodóvar, se veía venir una explosión pop y una de las colaboraciones más interesantes del cine en los últimos tiempos.

Visita obligada para los fans de ambos artistas. Los seguidores de esta dupla quedarán satisfechos. La actriz consigue transmitir la vulnerabilidad que le demanda su personaje, es una Swinton es su estado más crudo y con una serie de gestos muy particulares. 

Que en esta versión el personaje principal se comunique a través de unos AirPods, le permite a la actriz explorar el espacio con mayor firmeza y dinamismo. Esta chica Almodóvar logra hacer suya cada palabra del texto y se apodera de las intensas emociones de su personaje para sumergirnos en el dolor.

El departamento de maquillaje y peinado, hacen un gran labor al darle a Swinton un aspecto desaliñado, con en el cual se revela la psique del personaje hasta en las puntas del peinado de una de las escenas. Por otro lado, el traje azul que porta la protagonista al inicio, los lentes oscuros, nos hablan de la inminente tristeza que atraviesa, posteriormente sus vestuarios son de color rojo, con los que vive momentos de furia, rabia, pasión, desamor y violencia sentimental. 

Para el último acto, el personaje utiliza una chaqueta negra de cuero, entre otras prendas ochenteras que recuerdan a La Movida madrileña (de la que formó parte el director), pero sobre todo, este outfit nos anuncia que la protagonista está lista para asistir al funeral de sus emociones, el cual ella misma se ha encargado de preparar y del que hemos sido testigos a través del arco dramático de su personaje.

La Voz Humana – 100% juega a la perfección con los elementos de espacio y tiempo. El primer trabajo en inglés de Almodóvar es un gran acierto en su filmografía, ojalá pueda completar un nuevo filme en este idioma y se repita la potencial mancuerna que logró con Swinton. 

Vale la pena ver en el cine esta película de uno de los directores más importantes del cine contemporáneo. 

Como todo buen cortometraje, se construye a partir de los detalles, pero el talento involucrado resultan grandes pilares para hacer de este filme una pequeña obra maestra. 

Sin llegar al spoiler, Almodóvar y Swinton nos recuerdan que la vida y el cine continúan, después del confinamiento, después del desamor. La voz humana estrena este 20 de agosto en algunos cines seleccionados de la república mexicana.

FUENTE: TOMATAZOS – ARTE: Cinematografía – Jean Cocteau – Pedro Almodóvar- Tilda Swinton – Cine español.

3 comentarios sobre “La Voz Humana: el eco de Jean Cocteau en el cine de Almodóvar.

  1. Muy interesante. No tenía ni idea del corto de Almodóvar basado en “La voz humana” de Cocteau ´Ni imaginarme que la había escrito para que la interpretara Edith Piaf. El cartel de la peli me encanta. Gracias. Todo nuevo para mí. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. La pude ver en la sala Leopoldo Lugones del TGSM. Dos veces (sí, saqué entradas para las dos funciones). Me sorprendió la vuelta de tuerca del final (yo tampoco spoileo). Sublime la gran Tilde, gran vestuario (excepto la pilcha de las últimas escenas, el rojo le sienta mejor).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s