Y tu que dirías?

Pensó que él la llevaría al departamento que estaban remodelando para vivir allí cuando se unieran, aprovechando esa situación para hacerle el amor ya que luego de cinco meses, todo se detenía en la frontera de los abrazos, besos y roces.


No obstante, a pesar de que la vida de él hasta que llegó a conocerla, era un continuo de noches tumultuosas, mujeres y alcohol, cuando la conoció además de ser mayor en ocho años, ella le resultó un ángel tan inocente en que supuso que el destino la puso frente a él, para así darle contenido a una vida ya vacía por lo errante que todo a su alrededor, lo inundaba.

Ella tenía veinte años, él ocho más viviendo desenfrenadamente en ambientes de la noche en donde lo sexual y el consumo de sustancias, era algo normal para aquella época. Se prometió a sí mismo que si deseaba conservarla, que además de amarla tan profundamente como lo sentía, debería respetarla como a ninguna, si bien todas sus relaciones fueron siempre consensuadas.

Llegaron al departamento, en remodelación, materiales, latas de pintura por acá y allá, herramientas sobre el piso, todo un caos. El fue a preparar un par de cafés a la cocina.

Ella, mientras tanto miraba entre sorprendida y feliz, el lugar que sería su hogar, muy distinto al suyo en donde debía bajar la cabeza y limitarse a lo que su madre dijera. Su salvavidas había sido conocerlo y enamorarse de él por su personalidad y la seguridad que le transmitía.

La piel seduce siempre, y al pasar el la tomo de la cintura…de ahí la pasión pudo más, se sacaron la ropa el la ayudó y puso una colcha en el suelo, le beso hasta el alma , le lamió cada centímetro de su cuerpo, llegó hasta el pubis llegando ella al primer orgasmo.

Ella más que excitada, esperaba esa penetración que terminará con su virginidad; deseaba sentirlo dentro de ella…y sucedió algo inesperado, que para muchos espectadores imaginarios pudo haber parecido estúpido.

El se detuvo…le murmuró al oído que solo faltaban dos semanas; que deseaba respetar la promesa que se había hecho a sí mismo, porque finalmente en ella estaba representado el amor de su vida.

Ella bajó la vista…se besaron suavemente y permanecieron abrazados…

Imagen: Gentileza Pinterest – Iwona Rutkowska

Un comentario sobre “Y tu que dirías?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s