La soledad y él…

Se preguntaba cada día
porque mentía sobre el,
negando ese monstruoso vacío
que lo rodeaba…se sentía
casi obligado solo a expresar,
lo que el otro quería o deseaba escuchar.


Divagaba en cuanto a que
estaba pleno con sus rutinas,
creyendo que le alcanzaban
no solo para darle un sentido
a su vida tan errática y sin rumbo,
cosa de llenar cada jornada,
pero nada de eso era cierto…
se engañaba para burlar el atroz
y oscuro silencio que lo rodeaba.


Dolor confuso de vieja data
deseoso de decir sin temor
a equivocarse que piensa que lo tiene
desde su propio alumbramiento,
pero no se atreve es como si fuera
un secreto que lo desvela y angustia.

Específica como lo es
su soledad autoinfligida,
en donde la voluntad
de un cambio no podrá lograrlo,
ya que bien sabe que la voluntad
no se diagnostica ni médica.

2 comentarios sobre “La soledad y él…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s