Pequeño homenaje a Julio Cortázar desde la fotografía.

Julio Cortázar forma parte de esa estirpe de escritores que era capaz de crear un mundo propio solo con las palabras que salían de sus manos. Y muchos no querríamos nunca salir de él.

Amaba la música como nadie y a la fotografía como muchos de nosotros. En 1978 escribió ‘Ventanas a lo insólito’, una reflexión única sobre la fotografía que se había perdido entre sus papeles abandonados.

Julio Cortázar nació el 26 de agosto de 1914. Hace exactamente 107 años que pisó el mundo. Es autor de algunos de los mejores cuentos que se han escrito nunca.

Tradujo todos los cuentos de Edgar Allan Poe para inspirar el mismo terror que a los anglosajones y escribió ese monumento a la literatura que es ‘Rayuela’ en 1963.

Fue capaz de relacionar la literatura y la imagen de una forma perfecta en una conferencia que pronunció en la ciudad de La Habana:

La novela y el cuento se dejan comparar analógicamente con el cine y la fotografía, en la medida en que una película es en principio un “orden abierto”, novelesco, mientras que una fotografía lograda presupone una ceñida limitación previa, impuesta en parte por el reducido campo que abarca la cámara y por la forma en que el fotógrafo utiliza estéticamente esa limitación.Pon tu texto aquí…

La portada del libro perdido

Y rebuscando por las redes en busca de los libros que tengo abandonados en el fondo de un triste almacén hasta finales de septiembre (creía que podía rescatarlos ya), he encontrado un texto que se publicó por primera vez en ‘Papeles inesperados’ en 2011 y que habla precisamente sobre la fotografía: ‘Ventanas a lo insólito’.

Julio Cortázar y la fotografía

No es un autor fácil. Obliga a releer una y otra vez sus páginas con música de jazz de fondo.

Está contaminado por muchos lectores que creen formar parte de una élite porque leen al argentino con un cigarro en la boca y con boina en los antiguos cafés. Simplemente te tiene que gustar. Y si no es así, no pasa nada.

Julio Cortázar no cambia aunque no te guste (Wikipedia(Sara Facio))

En “Ventanas a lo insólito” descubres cómo veía la fotografía.

Y puede que coincidamos en muchas cosas con él. Lo malo es que nunca has encontrado esas palabras exactas para expresarlo.

Es lo bueno de la lectura, algo que muchos olvidan, que te enseña también a pensar:

No me atraen demasiado las fotos en las que el elemento insólito se muestra por obra de la composición, del contraste de heterogeneidades, del artificio en último término.

Si lo insólito sorprende, también tiene que ser sorprendido por quien lo fija en una instantánea. La regla del juego es la espontaneidad, y por eso las fotos que más admiro en ese terreno son técnicamente malas, ya que no hay tiempo que perder cuando lo extraño asoma en un cruce de calles, en un juego de nubes o en una puerta entornada.

Lo insólito no se inventa, a lo sumo se lo favorece, y en ese plano la fotografía no se diferencia en nada de la literatura y del amor, zonas de elección de lo excepcional y lo privilegiado

Es uno de los textos perdidos que podemos leer en “Papeles inesperados» de la editorial Afaguara, un libro ya descatalogado que tendremos que buscar en las librerías de viejo. Porque el precio asusta en Amazon.

Pero la fotografía está presente en varios de sus textos. En su cuento ‘Las babas del diablo’ el protagonista es un fotógrafo (inspirado en una historia de Sergio Larrain) que encuentra la verdad a través de un disparo.

Este es el cuento que Antonioni adaptó para hacer su famosa película ‘Blow up’ (1966). Y tiene el mismo problema que el propio Cortázar.

Los intelectuales la tomaron como una referencia, pero tienes que conectar con ella para entenderla. Yo sigo perdido con ella. Tengo que volver a verla.

Como anécdota curiosa contaré que al principio del cuento, Cortázar habla incluso de la cámara que utilizaba, la Contax 1.1.2. Es gracioso leer los ensayos en los que afirman la precisión del autor al mencionar dicho modelo…

El problema es que no existe ese modelo como tal. Y probablemente se refería a la Contax I, el modelo que competía en los años 30 con la Leica II, y que llevaba un objetivo Sonnar 50 mm 1:2 F…

El problema de escribir rápido y no avisar al corrector…

Así que os animamos a adentraros en el mundo de Julio Cortázar para buscar sus fotografías. En ‘Rayuela’ cuenta muchas veces como si estuviéramos viendo una imagen. Y creo que debe ser una referencia para nosotros si fue capaz de escribir:

Entre las muchas maneras de combatir la nada, una de las mejores es sacar fotografías, actividad que debería enseñarse tempranamente a los niños, pues exige disciplina, educación estética, buen ojo y dedos seguros… cuando se anda con la cámara hay como el deber de estar atento, de no perder ese brusco y deliciosos rebote de un rayo del sol en una vieja piedra, o la carrera trenzas al aire de una chiquilla que vuelve con un pan o una botella de leche.

FUENTE: xataka fotos – Por Fernando Sánchez

4 comentarios sobre “Pequeño homenaje a Julio Cortázar desde la fotografía.

  1. Thank you; for me and most of those of us who like literature, as much as Julio Cortazar as Jorge Luis Borges, they are our writers who deserve the bronze. A warm greeting.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s