Misterio en torno a una colosal estructura descubierta en la Vía Láctea.

Una enorme estructura gaseosa fue identificada por astrónomos chinos navegando por la Vía Láctea: podría alcanzar hasta 16.300 años luz de longitud. Se la ha denominado Cattail y los especialistas no pudieron definirla ni clasificarla aún, aunque posiblemente se trate del filamento gigante más grande y más lejano de la galaxia descubierto hasta hoy.

Científicos de la Universidad de Nanjing han descubierto una gigantesca y extraña estructura gaseosa de forma alargada localizada en la Vía Láctea, que dispara múltiples incógnitas: ¿se trata de un enorme filamento, que sería el más extenso identificado hasta el momento, o es parte de un brazo espiral galáctico que nunca se había identificado?

Bautizada como Cattail, la misteriosa estructura se ubica a una distancia de alrededor de 71.750 años luz del centro galáctico, en las regiones exteriores de la Vía Láctea. En las primeras observaciones, los científicos midieron un objeto de alrededor de 3.590 años luz de largo, pero en nuevos análisis se llevaron una sorpresa: la colosal estructura podría alcanzar una longitud de más de 16.000 años luz.

De confirmarse sus dimensiones, se trataría del filamento más grande descubierto hasta el momento, además del más lejano y remoto. Superaría a la estructura de gas conocida como Cinturón de Gould, que de acuerdo a recientes observaciones posee 9.000 años luz de longitud. Sin embargo, los especialistas todavía no han podido definir con certeza las características que permitan clasificar a Cattail.

¿Un brazo espiral no descubierto?

Según un artículo publicado en Science Alert, los expertos creen que dadas sus dimensiones podría tratarse de un brazo espiral de la galaxia aún no identificado. Pero esta hipótesis se enfrenta a algunas contradicciones, ya que la estructura no sigue completamente la deformación del disco galáctico, como indicaría la lógica.

Vale recordar que el disco galáctico de la Vía Láctea se deformó por un violento encuentro con otra galaxia en los inicios de su historia: si Cattail fuera un brazo espiral de nuestra galaxia, su estructura debería ajustarse completamente a la mencionada deformación.

Las galaxias de disco, entre las que se encuentra la Vía Láctea, conforman alrededor del 70 por ciento de las galaxias que se conocen en el universo. Una de sus principales características son sus brazos en forma de espiral, aunque los astrónomos todavía no han podido precisar por completo cómo se produce su formación y cómo se mantienen a lo largo del tiempo.

Frente a estas dudas, y teniendo en cuenta que nuestra ubicación en la galaxia dificulta la identificación del tamaño, el contenido y la estructura tridimensional de muchos objetos espaciales, los científicos indicaron que Cattail podría llegar a ser un brazo espiral galáctico no descubierto. A pesar de esta teoría, lo más probable es que se trate de un enorme filamento gaseoso.

Ampliando nuestra comprensión de la Vía Láctea

La investigación, que ha sido aceptada en la revista The Astrophysical Journal Letters para su próxima publicación y que ya está disponible en arXiv, se sustenta en observaciones realizadas con el radiotelescopio esférico de quinientos metros de apertura (FAST), ubicado en Guizhou, China.

Gracias a esta tecnología, los científicos pueden identificar nubes de hidrógeno atómico neutro (HI). Las mismas se hallan habitualmente en los brazos espirales de galaxias como la Vía Láctea: estudiando cada mínima y sutil variación en la luz del hidrógeno, los astrónomos pueden descubrir nuevas características de los mencionados brazos espirales y áreas cercanas.

De acuerdo a los autores del nuevo estudio, y aunque todavía no puedan precisarse con exactitud todos los aspectos relacionados con la enorme estructura gaseosa descubierta, las observaciones brindan nuevos conocimientos sobre la estructura galáctica y amplían nuestra comprensión en torno a la Vía Láctea.

Una enorme y misteriosa estrella juega al escondite en el centro de la Vía Láctea.

A más de 25.000 años luz de distancia de la Tierra, en el corazón de la Vía Láctea, la estrella gigante VVV-WIT-08 ha asombrado a los astrónomos: disminuye su brillo hasta desaparecer del cielo durante varios meses, para posteriormente volver a encenderse con toda intensidad. Se trataría de un nuevo tipo de sistema estelar binario.

Un equipo internacional de astrónomos liderado por la Universidad de Cambridge ha descubierto una misteriosa estrella gigante hacia el centro de la Vía Láctea, a más de 25.000 años luz de distancia de la Tierra. La estrella VVV-WIT-08 es 100 veces más grande que el Sol: súbitamente se «apaga» por meses y luego regresa con todo su brillo. Podría ser la manifestación de una variedad desconocida de sistema estelar binario.

De acuerdo a una nota de prensa, todo indicaría que la estrella gigante se encuentra acompañada por otra estrella o un planeta, conformando un sistema binario. Su compañera está rodeada a su vez por un disco opaco, que recubre a la estrella «parpadeante» y hace que desaparezca y reaparezca en el cielo. La investigación ha sido publicada en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Aunque es conocida la existencia de sistemas binarios en los cuales una estrella eclipsa a otra, los astrónomos se sorprendieron en este caso porque no es habitual apreciar que una estrella de esas dimensiones interrumpa su brillo por tanto tiempo, y que luego vuelva a aparecer en el firmamento.

Junto a VVV-WIT-08, los investigadores descubrieron otras dos estrellas de similares características, algo que sugiere la presencia de una variedad de sistema estelar binario que aún no ha sido identificada ni estudiada. Los hallazgos fueron concretados a partir de observaciones realizadas con el telescopio VISTA, operado por el Observatorio Europeo Austral en Chile.

Propiedades únicas

La nueva investigación se enmarca en el proyecto VISTA Variables en la Vía Láctea, que trabaja desde hace una década en la búsqueda de estrellas con brillo variable, concretamente en la parte infrarroja del espectro lumínico. Sin embargo, la estrella gigante descubierta modifica la intensidad de su brillo tanto en el espectro de la luz visible para el ser humano como en la luz infrarroja.

Los especialistas indicaron además que existen algunos antecedentes en cuanto a sistemas estelares similares. Por ejemplo, Epsilon Aurigae es una estrella que reduce su brillo a la mitad exactamente cada 27 años: eclipsa un monumental disco de polvo.

En el mismo sentido, una estrella denominada TYC 2505-672-1 forma parte de un sistema binario descubierto en 2016: es eclipsada durante 69 años, en lo que constituye un récord hasta el momento para esta clase de sistemas.

Pero las propiedades descubiertas en VVV-WIT-08 tampoco logran ser explicadas en función de sus principales antecedentes. Por ejemplo, mientras Epsilon Aurigae disminuye su brillo en un 50%, la nueva estrella gigante descubierta en el centro galáctico desaparece casi en su totalidad: se oscurece exactamente en un 97%.

Misterios por resolver

Como el oscurecimiento no puede explicarse solamente por la presencia de una estrella compañera, ni tampoco es un fenómeno que pueda ubicarse en alguna de las teorías predominantes en cuanto a sistemas estelares binarios, los astrónomos no pueden explicar aún por completo el comportamiento de VVV-WIT-08.

Sin embargo, como se indicó previamente, todo apuntaría a la acción de un gran disco opaco que eclipsa a la enorme estrella.

Incrementando aún más el enigma, los científicos indicaron que podría haber alrededor de media docena de sistemas estelares de este tipo, conformados por estrellas gigantes y grandes discos opacos.

Es extraño además que los discos orbiten tan lejos de la estrella gigante en estos sistemas, ejerciendo su influencia a una distancia inconcebible en otros modelos estudiados.

De aquí en más, los investigadores intentarán descubrir nuevas características de estos sistemas binarios, sobre todo en cuanto a la forma en la que evolucionaron. Por el momento, estas estrellas gigantes que juegan a las escondidas tienen aún muchos misterios por entregar.

FUENTE. Tendencias 21 – Por Pablo Javier Piacente – Periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s