Tu regalo

Tal
como ninfa
presuntuosa,
hace
que mis manos
la tomen
de su diminuta
cintura,
en donde
predomina
su cadera
tan perfecta,
como la
redondez
de sus pechos
de miel.

Me dice
que hoy
ella se ocupa,
que desea
hacerme
esta vez,
su regalo
que obedezca
como cual
esclavo.

Le pregunto
¿Qué regalo?
No me da
ni siquiera
tiempo,
ella quiere
ocuparse
de todo,
y se lanza
a la aventura.

Me pone
boca arriba
sobre su cuerpo
sl igual que ella,
sus piernas
sempiternas,
sus codos
flexionados
haciendo
más liviano
mi cuerpo.

Su lengua
comienza
en forma
circular,
hacer lo
que sabe
me excita,
más que
ninguna
otra cosa,
me moja
con su boca.

Me toma
con sus manos
la cadera,
la humedad
de sus labios,
el aliento
tibio que
me desplaza,
hace que
como un ruego
le pida ya
de que pare.

Es imposible,
no cesará
hasta verme
satisfecho,
para luego
demandar
lo que más
le gusta
y a su
manera,
presuntuosa
como toda
ninfa, tal
como siempre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s